Cambio dolor y miedo

Todo cambio nos coloca en un lugar de emociones contradictoria que muchas veces nos paraliza y atrapa en una realidad que no queremos.

Os invitamos a que leais sobre este tema el nuevo articulo publicado con este nombre que está en la pestaña articulos.

Nos gustaria saber de vosotros a través de vuestros comentarias.

 

buen dia

Mujeres Especiales

Cuando las cabezas de las mujeres se juntan  ,,,,,,,  alrededor  “del fuego”

Alguien me dijo que no es casual…que desde siempre las elegimos. 

Que las encontramos en el camino de la vida, nos reconocemos y sabemos que en algún lugar de la historia de los mundos fuimos del mismo clan.
Pasan las décadas y al volver a recorrer los ríos esos cauces, tengo muy presentes las cualidades que las trajeron a mi tierra personal.
Valientes, reidoras y con labia. Capaces de pasar horas enteras escuchando, muriéndose de risa, consolando.
Arquitectas de sueños, hacedoras de planes ingenieras de la cocina, cantautoras de canciones de cuna.
Cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor de “un fuego”,nacen fuerzas, crecen magias, arden brasas, que gozan, festejan, curan, recomponen,
inventan, crean, unen, desunen, entierran, dan vida, rezongan, se conduelen.
Ese fuego puede ser la mesa de un bar, las idas para afuera en vacaciones, el patio de un colegio, el galpón donde jugábamos en la infancia, el living de una casa, el corredor de una facultad, un mate en el parque, la señal de alarma de que alguna nos necesita o ese tesoro incalculable que son las quedadas a dormir en la casa de las otras.
Las de adolescentes después de un baile, o para preparar un exámen, o,  para cerrar una noche de cine.
Las de “veníte el sábado” porque no hay nada mejor que hacer en el mundo que escuchar música, y hablar, hablar y hablar
hasta cansarse.
Las de adultas, a veces para asilar en nuestras almas a una con
desesperanza en los ojos, y entonces nos desdoblamos en abrazos, en mimos, en palabras, para recordarle que siempre hay un mañana. A veces para compartir, departir, construir, sin excusas, solo por las meras ganas.
El futuro en un tiempo no existía. Cualquiera mayor de 25 era de una vejez no imaginada…y sin embargo…detrás de cada una de nosotras, nuestros ojos.
Cambiamos. Crecimos. Nos dolimos. Parimos hijos. Enterramos muertos.
Amamos.
Fuimos y somos amadas. Dejamos y nos dejaron. Nos enojamos para toda la vida, para descubrir que toda la vida es mucho y no valía la pena. Cuidamos y en el mejor de los casos nos dejamos cuidar.
Nos casamos, nos juntamos, nos divorciamos. O no.
Creímos morirnos muchas veces, y encontramos en algún lugar la fuerza de
seguir. Bailamos con un hombre, pero la danza más lograda la hicimos para nuestros hijos al enseñarles a caminar.
Pasamos noches en blanco, noches en negro, noches en rojo, noches de luz y de sombras. Noches de miles de estrellas y noches desangeladas. Hicimos el amor, y, cuando correspondió, también la guerra. Nos entregamos. Nos protegimos.
Fuimos heridas e inevitablemente, herimos.
Entonces…los cuerpos dieron cuenta de esas lides, pero todas mantuvimos intacta la mirada. La que nos define, la que nos hace saber que ahí estamos, que seguimos estando y nunca dejamos de estar.
Porque juntas construimos nuestros propios cimientos, en tiempos donde nuestro edificio recién se empezaba a erigir.
Somos más sabias, más hermosas, más completas, más plenas, más dulces, más risueñas y por suerte, de alguna manera, más salvajes.
Y en aquel tiempo también lo éramos, sólo que no lo sabíamos. Hoy
somos todas espejos de las unas, y al vernos reflejadas en esta danza cotidiana, me emociono.
Porque cuando las cabezas de las mujeres se juntan alrededor “del fuego”  que deciden avivar con su presencia, hay fiesta, hay aquelarre, misterio, tormenta, centellas y armonía.
Como siempre.
Como nunca.
Como toda la vida.

 

En Homenaje a todas “”Mis Mujeres Amigas desde Siempre””
Florazul. Simone Seija Paseiro, escritora uruguaya.

TALLER MANDALAS

Hola a todas

Esta vez comparto el cartel de un taller de mandalas del espacio Pensarte, es un taller que aborda el trabajo de autoconocimiento utilizando los mandalas, pero a diferencia de los talleres que estan ahora ofertándose, éste  se aborda desde el psicoanálisi, desde mi punto de vista mucho mas interesante y personal

Espero que os animeis alguna..cartel mandalas

REFLEXIONES SOBRE EL CRECIMIENTO Y DESARROLLO PERSONAL

Hola de nuevo. Hoy me animo a compartir con vosotras algunas reflexiones sobre el desarrollo personal….como siempre, os animo a que compartais con todas nosotras vuestras opiniones….

 

REFLEXIONES SOBRE EL CRECIMIENTO Y DESARROLLO PERSONAL

 

En la actualidad, en una sociedad expuesta al consumo, el egoísmo y las prisas, nos vemos expuestos a otros males tan acuciantes como la soledad, el desánimo, la desesperanza, e incluso el vacío. Una sensación que puede abocar en la insatisfacción personal, profesional y familiar.

Cuando nos encontramos mal, no sabemos qué nos pasa y nos sentimos vacíos, angustiados, o inquietos, es necesario entender que necesitamos modificar algunas de nuestras creencias para darnos cuenta de que gran parte de nuestras inseguridades e inhibiciones son causadas por ideas que operan desde el interior de nuestras mentes. Creencias que funcionan como verdaderos dogmas que nos dicen como debemos ser y funcionar, y que son ideas cuya función no es precisamente cuidarnos.

Es fundamental destacar la necesidad de conocerse uno mismo, y a partir de ese momento, una vez que se ha tomado conciencia de las virtudes y defectos propios, es  cuando podemos descubrir y conocer al otro, conocimientos esenciales para no sentirnos solos

El crecimiento personal es un proceso de desarrollo evolutivo e integral, que experimentamos de manera continua, durante toda nuestra existencia. No es una acción que se logra de un momento a otro, sino el resultado de un largo proceso que se va manteniendo en el tiempo y que nos permite ir aumentando continuamente nuestros conocimientos,  habilidades, y nuestro desarrollo emocional, biológico, y espiritual.

Este crecimiento no tiene límite de edad, ni de etapa de desarrollo, ni está condicionado a un estilo de vida en particular, ni a un nivel de adquisición,  profesión, o distinción social, simplemente, mientras vivamos, vamos desarrollándonos en todas las facetas de nuestra vida.

Todos tenemos virtudes, dones y talentos a desarrollar, estas son las herramientas individuales que nos ayudan a crecer  en nuestro aspecto profesional y personal. Si no nos conocemos internamente, si no sabemos quiénes somos, que tenemos y que queremos hacer con nuestras vidas, ni cuáles son nuestros recursos, capacidades y habilidades, estaremos estancándonos, perdidos, o confundidos sin desplegar nuestro verdadero ser.

La forma de  conducimos y comportamos con las personas y las cosas que nos rodean, son una manifestación de nuestro grado de crecimiento y madurez personal. Por eso, la manera en la que afrontamos las dificultades de la vida, en cómo resolvemos los problemas que nos acucian, son fundamentales para  domeñamos  las amenazas y angustias que nos rodean.

 

GENTE SIN RUMBO

Hola de nuevo

 

Releyendo cosas que me mandan, me volvi a encontrar con este articulo de Fernando Colina. “Gente sin rumbo”. De locos, dioses, deseos y costumbres, publicado en la revista “El Norte de Castilla”. Interesante para pensar.

Gente sin rumbo

 Sobre si uno nace o se hace se discute sin cesar. En cambio, sobre si uno se hace pasivamente, al son que van marcando los acontecimientos, o se hace conforme a su propio plan, es cuestión sobre la que se ha dejado de hablar. La idea de construirse según un diseño, de forjarse paso a paso la personalidad y de esculpir la propia estatua, que fueron modelos de conducta durante siglos, se ha difuminado un poco. Y cuando resurge lo hace con torpeza y arrastra un aroma y un soniquete religioso bastante molesto.

Hace tiempo que los ideales sobre el modo de diseñarse han ido languideciendo. El cuidado de uno mismo se ha volcado en el aspecto físico, tanto estético como de salubridad. Hablarle a alguien de que cuide su alma resulta bastante ridículo y, además, ya no existe un lenguaje común para entenderse sobre estos aspectos. Más bien no hay lenguaje. Si uno siente la necesidad, porque le duele el espíritu o se nota víctima de un desequilibrio, prefiere refugiarse en la religión, donde todo se lo dan hecho, o ponerse en manos de un psicólogo, que va a orientarle y a decidir por él.

En la escuela ya sólo se aprenden saberes pero no te enseñan a ser. Hoy en la calle uno aprende lo que quiere tener o a quien le gusta imitar, pero poco que suene a lo que se debería hacer. El concepto de planificarse conforme a un proyecto de dominio de sí, de rectificación de los errores, de presencia de espíritu y de belleza moral, es una tarea lenta que, en este ambiente de prisas, no tiene muchas posibilidades de prosperar.

La vida, es cierto, empuja a cada quien de acá para allá siguiendo el viento fatal de los genes y los azares de la realidad, pero conviene aprender las reglas de navegación y conocer los recursos de la propia nave para no perder el rumbo, para poder identificar los límites y prepararse de continuo a rectificar. Meditar no es recogerse para pensar en Dios, rezar y esperar lo mejor de la Gracia y la Providencia. ¡Qué les aproveche a quienes así lo crean! Meditar, más bien, es repetir una serie de preguntas y avanzar alguna respuesta apropiada sobre qué he hecho, bajo qué ideales, con qué repercusión social, qué secretas intenciones guardo, qué víctimas causé y de qué manera cuido el encanto personal.

Se ha dicho que el siglo pasado fue el siglo de la esquizofrenia. La mente del hombre moderno, que no aguantó más las tensiones crecientes entre el espíritu y la materia, entre la ciencia y la espiritualidad, se rompió en dos, por lo que oyó voces extrañas en su interior y fraguó delirios más veces de lo conveniente. Este siglo que nace anuncia males diferentes. Acaba de empezar y ya se ha profetizado por algunos que las enfermedades mentales va a variar. Los esquizofrénicos lo serán cada menos porque nosotros, que ya nos vamos acostumbrando a la escisión personal, lo seremos cada vez más pero sin llegar del todo a enfermar. Por el contrario, se nos advierte sobre la creciente patología de gentes sin rumbo, de personas que han enfermado porque no saben de dónde vienen ni a dónde van, que han perdido completamente la capacidad de meditar. Son sujetos impetuosos, que se sienten siempre víctimas inocentes y les cuesta entender la palabra responsabilidad, que carecen de recursos para disfrutar del goce de la lentitud y de la lujuria de la austeridad, que siempre eligen mal a los amigos y que no conciben proyectos ni  someten el deseo a una dosis dulce de voluntad. A estos males los han llamado “trastornos límites”, porque ni siquiera como diagnóstico se atreven a ocupar un lugar. Viven en las fronteras de todas las enfermedades y están llamados a ser los representantes genuinos del destierro del hombre actual.

 

 

 

Fernando Colina. “Gente sin rumbo”. De locos, dioses, deseos y costumbres

Me voy de puente pero el blog continúa y con él varios temas para poder reflexionar, sentir, compartir….dadnos la posibilidad a todos los que nos encontramos en este espacio de apropositodenosotras para compartir con vosotros vuestros sentimientos, pensamientos…de conoceros.

Volvemos a encontrarnos el  próximo lunes