Maitena otra vez nos hace reflexionar, esta vez sobre el cuerpo, la edad y el deseo ( o no)

 

Real como la vida misma, por lo menos para mi.

 

Anuncios