Sobre el Deseo

hablemos del deseo,  intangible pero constantemente presente,  que nos impulsa a buscar, si saber el qué, y, que cuando lo sabemos y por fin lo encontramos, sigue impulsándonos a continuar buscando y buscando. Impulso que nos lleva a una búsqueda sin fin, en donde la misma parece ser indispensable y central. Deseo-búsqueda, binomio inseparable, pues mientras haya deseo siempre aparecerá la necesidad de buscar, aunque demos vueltas y entremos en la insatisfacción constante al no servirnos ya el objeto al que la misma nos ha llevado.

El deseo parte de una necesidad, de una inquietud que hay que calmar, de un vacío que hay que llenar. Parte de un impulso transformándose en búsqueda que nos hace vivir, pues en la ilusión de encontrar aquello que nos va a colmar, nos sentimos vivos, nos ilusionamos.

Cuando el deseo se instala en una búsqueda hacia la vida, en un camino que elegimos nosotros(no en los objetos a conseguir), en un camino a recorrer, es cuando nos sentimos vivos, satisfechos en parte, vibrantes. Pero cuando se instala en una búsqueda caótica, sin camino elegido, manejados por el momento, cuando el deseo está sin rumbo, la insatisfacción nos devora y nos sentimos cada vez mas vacíos. Pero, si no escuchamos el deseo y nos embarcamos en un camino en donde no hay lugar para él, nos empezamos a morir y nos convertimos en autómatas, al ser despojados de lo esencial al ser humano: la capacidad deseante.

Caminar por la vida supone manejarnos con las decisiones, las elecciones para transitar por el vivir-desear-elegir-hacer. El deseo nos lleva a vivir, pero para poder vivir satisfactoriamente tenemos que elegir, y elegir supone mediar entre las necesidades, los deseos y las responsabilidades, para poder al final concretar esa elección en un hacer que nos haga sentirnos vivos y dueños de nuestro destino.

El deseo necesita concretarse en objetos, así el objeto del deseo, o mas bien los objetos, serian el vehículo en donde se instala el deseo, en ese camino de búsqueda constante que nos mantiene vivos, y que cuando los usamos, los tenemos, al poco se agotan y desgastan, y necesita otro vehículo nuevo en donde instalarse para continuar hacia su destino y calmar ese vacío del cual parte, esa insatisfacción que nos impulsa a seguir y seguir, y que solo en la propia búsqueda consigue apaciguarse, aunque nunca apagarse, salvo al final, al llegar a la muerte.

2 pensamientos en “Sobre el Deseo

  1. Totalmente de acuerdo, el deseo es el que nos impulsa a vivir, no termina de rellenar ese vacio, pero si nos ayuda a vivir con cierta dignidad el dia a dia de nuestra existencia.

    • Yo tambien estoy de acuerdo con este pensamiento, mi vida siempre se ha basado en buscar y desear, sensaciones, cosas, situaciones , que ni yo misma sé que es lo que buco en realidad, esto os puede parecer un sin sentido, pero hace que mi vida sea más llevadera, pero en contraposición , es bastante agotador y muy frustrante. Es todo muy complejo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s