La pareja, que se espera de ella?

parejarecortada1La pareja sintetiza deseos y fantasías dirigidos a una cierta estabilidad. Como institución es una representación sobrevalorada: se espera de ella que sea el objeto que podrá conjurar todas las carencias. En occidente, estar o tener un vínculo de pareja fortalece la identidad. No es solo una relación de tener, sino también de ser y de pertenecer a un conjunto que reasegura.

El conflicto frecuente en las parejas, hace suponer que ambos están convencidos de que la causa principal de sus padecimientos es el otro de la relación, que no cumple lo esperado.

Muchas veces se le piden demasiadas cosas  a la  pareja, en desmedro de otras alternativas, como pueden ser otros vinculos, para ligar tantas necesidades, tantos deseos. La mujer, sobre todo, por su deseo de intimidad y de estar en relacion lo concretiza mas, se cierra mas a que sea el vinculo de pareja quien se lo calme.

Se ve al otro de la pareja como el que va a cubrir todas las carencias. Una de las dificultades frecuentes en las parejas es que los dos demandan, los dos están desilusionados. Suponían que el otro, representante de LA PAREJA, prodria calmarla y se encuentran con otro deseante, es decir, también a la búsqueda, también incompleto.

Los relatos del comienzo de una pareja suelen ser reveladores. Ahí se sellan pactos y expectativas mutuas, inconscientes, del valor asignado al otro. Del fantasma personal que lo convoca al otro a ingresar en los propios guiones. Cada uno oferta y demanda.

En muchas parejas, predomina un vinculo de tipo fusional, de máxima dependencia, que genera en la pareja malestar, frustración y cuya versión clínica son los reproches. El compartir se vuelve persecutorio, porque los rasgos del otro que no coinciden con los del objeto imaginado o son desmentidos, o se vuelven incompatibles con la autonomía de cada uno.

Pero, si entendemos una buena relación de pareja, como aquella que sirve de soporte y estimulo  a cada miembro de esa pareja, para que pueda crecer y desarrollarse individualmente, estaremos en disposición de hacernos cargo de nuestras propias necesidades y expectativas, no sobrecargando a la pareja con esa exigencia, que lo único que consigue es asfixiarla e impotentizarla, y, en cambio, si podremos apoyarnos en ella cogiendo fuerza para poder continuar nuestro camino de desarrollo personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s