Miedos que paralizan, deseos afónicos

Reviso el blog, miro, leo , observo… ¿dónde estan los deseos?, ¿por qué no aparecen tampoco los miedos? …deseos  grandes,  exigentes … aparece el miedo…a no poder, a no llegar….se unen los dos y llega el silencio y con él el espacio en blanco.

Tantas veces lo temores nos paralizan, que el deseo poco a poco se va quedando afónico. No dejeis que eso ocurra, darled voz, que griten… que griten tambien los miedos…oigamoslos, acompañemosnos en una sinfonia de voces deseantes y temerosas y que los espacios de los comentarios se llenen de notas, como un pentagrama en donde escribamos juntas las melodias de esa sinfonia  .

Anuncios

3 pensamientos en “Miedos que paralizan, deseos afónicos

  1. Es cómo se un gas paralizante nos hubiese invadido y estuviésemos vendo nuestras vidas por la pantalla, atónitos.
    No bastando el miedo de uno mismo, hay el miedo ajeno, hay la empatía que no sirve de nada desde el sofá.
    La depresión y el miedo ya han dejado de ser individuales para ser colectivo e infelizmente los sueños tienen tan poca fuerza que no consiguen ocupar la misma posición, ni en la vida de cada uno y menos aún en el grupo.
    Se torna cada día más complicado escribir sobre un sueño que parece estar más allá de cualquier realidad que pudiéramos desear en la vida.
    Los sueños hoy son cómo enemigos, no sentido que se uno piensa que está tan lejos que no se pueden alcanzar, es mejor no tenerlos.
    Obvio está que no estoy en un buen día anímico para escribir sobre sueños y deseos, pero tengo esas sensaciones cuándo se trata de sueños, miedos y parálisis.
    Un abrazo a todas(os) y no os dejéis llevar por mi desánimo, ya que hoy mi sueño es quitarlo de encima. 🙂

  2. ….yo tampoco estoy de mucho mejor ánimo…deseos? sueños? no gracias…así cuando no se cumplan el golpe será menos duro porque, simplemente, no lo esperaba…

  3. Los enemigos no son los sueños, sino la falta de ellos. El miedo paraliza, los sueños vitalizan, y aunque podamos frustrarnos, dolernos si no podemos alcanzarlos, siempre habrá otros que nos impulsen a seguir deseando, es decir, viviendo.
    el deseo es la energia que nos impulsa, y nos hace sentirnos vivos. Aunque estar vivos muchas veces nos desgarra, ese dolor va a pasar, seguro. La ausensia de deseo es mucho peor, porque nos desvitaliza, nos hace estar como muertos en vida.
    Vivir es desear, desear es gozar, sufrir,… sentir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s